Alimentación del bebé de 0 a 2 meses

Alimentación del bebé de 0 a 2 meses
LACTANCIA MATERNA

La leche materna es el alimento ideal para tu bebé (es nutritiva, barata, no produce alergias, siempre está a la temperatura adecuada, aporta defensas y establece una relación afectiva madre e hijo).

El pecho no debe tener horario estricto. Ponle a mamar cuando veas que tiene hambre y tenlo al pecho el tiempo que él necesite (procura que no esté más de 20 minutos en cada pecho, ve alternándolos las veces que haga falta).

Ponte cómoda. Sienta al niño en tu regazo, sujetando su cabeza y espalada con el antebrazo y sus nalgas con la mano, de forma que la cara y hombros del bebé se enfrenten con tu pecho, y el vientre del niño con el tuyo. Aproxima la boca del bebé al pezón y... déjale que él haga el resto. Haz un descanso a mitad de la toma para que el bebé eructe. Comienza en cada toma por el pecho que le ofreciste en último lugar en la toma anterior.

Cuidados del pecho. Puedes lavarlos con agua templada y jabón neutro en la ducha diaria.

Durante la lactancia, deberás tomar una dieta completa y variada. Modera las grasas, dulces y especias, y evita el alcohol y el tabaco.

Antes de tomar un medicamento, deberás consultar con tu médico (algunos pasan a la leche materna).

LACTANCIA ARTIFICIAL

Debes darle fórmulas o leches de INICIO o tipo 1 (consulta con tu pediatra o enfermero/a).

Lávate bien las manos antes de preparar los biberones.

Hierve los biberones y las tetinas antes de su uso.

Prepara los biberones con agua hervida, dejándola enfriar (tibia) y añade un cacito raso de leche en polvo por cada 30cc de agua que hayas echado. COMPRUEBA SIEMPRE LA TEMPERATURA antes de ofrecérselo al bebé.

La cantidad y frecuencia de las tomas varía con las necesidades de cada niño. No le fuerces a acabar el biberón.

Los biberones pueden prepararse con antelación y guardarse en la nevera hasta un máximo de 24 horas. No guardar restos del biberón usado.