Cuándo introducir las verduras en la alimentación del bebé

Cuándo introducir las verduras en la alimentación del bebé
Las verduras son los primeros alimentos introducidos en la alimentación del bebé pero, ¿cuándo introducirlas? ¿En qué cantidad?

Introducir frutas y verduras en la alimentación del bebé optimizará su consumo de vitamina C, E, y A. Es mejor comenzar con las verduras y, una vez introducidas todas, esperar al menos dos semanas para introducir la fruta. Si no lo hacemos así nos arriesgamos a que el bebé prefiera la fruta, debido a que es más dulce, y rechace las verduras.

¿A qué edad comenzaremos a introducir las verduras?

Lo ideal es comenzar a los 6 meses y nunca antes de los 4 meses. Cada nueva verdura se le introducirá de forma individual y dejando intervalos de una semana entre ellas. Así, si alguna verdura le causa alergia, podremos identificar cuál es. El pediatra podrá guiarte durante todo el proceso.

Entre los 6 y 7 meses

Introduciremos las verduras en una de las dos comidas principales, generalmente al mediodía.

Comenzaremos con las verduras más digestivas (zanahoria, judías verdes, espinacas, calabacín (sin piel y sin pepitas), calabaza, puerro, patata).

Los primeros días añadiremos 2-3 cucharillas de café de la verdura cocida en el biberón de leche. También se le puede dar con plato y cuchara, como se prefiera. Progresivamente vamos a ir aumentando hasta los 130-150 gr. de verduras. De esta forma el cambio no es tan brusco y el bebé se habituará mejor a su nueva comida.

Entre los 7 y 8 meses

Ahora podemos darle 130-150 gr. de verduras en ambas comidas principales y empezaremos a dárselas con cuchara solamente. Seguimos introduciendo las verduras que se citaron anteriormente aunque podemos añadirle un poco de aceite (una cucharilla de café es suficiente).

Entre los 9 meses y 1 año

La cantidad de verduras aumenta hasta alrededor de los 200 gr. Progresivamente, vamos introduciendo nuevas verduras, siempre de una en una, cocidas hechas puré o en pequeños trozos (berenjena, apio, coliflor, brócoli, pimientos).

Se le pueden añadir algunas hierbas para aromatizar como perejil, cebollino, tomillo… Las verduras que ya sabemos que no le causan alergia se pueden combinar entre sí.

Entre 1 y 3 años

Seguimos con las verduras cocidas dos veces al día e introducimos algunas verduras crudas (tomate, pepino, lechuga). Esperaremos hasta los 18 meses para introducir las legumbres (lentejas, guisantes…), en principio en forma de puré.

A partir de los 2 años es posible que el bebé empiece a rechazar ciertas verduras, es una etapa alimenticia totalmente normal.